Edifiquemos un hogar

por Pastor Alejandro | martes, 07/07/2015

«Una persona sin visión es una persona sin futuro».

Todo hombre que edifica, construye y levanta sin pensar en las siguientes generaciones, buscando sólo su propio beneficio, sea para vanagloriarse de sus logros o satisfacer su ego en la comodidad, el único resultado que obtendrá será un final carente de paz.

Cada día debemos buscar la perspectiva de Dios en todas las decisiones que tomamos, si realmente queremos alcanzar Sus propósitos tendremos que abandonar las apariencias de perfección y caminar en humildad. Un verdadero liderazgo avanza de la mano de Jesucristo porque lo que Dios no sustenta, cae.

Entonces, vemos la bendición cuando elegimos ser íntegros en medio de tanta deshonestidad, cuando escogemos ser más agradecidos en el tiempo de escasez y permanecemos creyendo en la fidelidad de Dios. En el momento que nos abstenemos de la queja, la murmuración y nos movemos en la unidad, perseverando siempre en el amor al prójimo, allí está la bendición.

No fuiste creado para subsistir, fuiste creado para vivir la vida abundante que Jesús preparó para ti, así que, no permitas que las críticas o las dificultades te detengan, persevera porque cada paso que das bajo la dirección de Dios, tiene una huella en la eternidad y un efecto aquí en la tierra con un alcance imposible de conocer.

Esforcémonos en crear un legado de justicia, de amor, de santidad… que nuestros nietos y generaciones gocen del fruto de nuestro trabajo pero que gocen mucho más el seguir haciendo la voluntad de Dios.

No construyamos una casa, edifiquemos un hogar.